Cómo proteger tus finanzas personales cuando lanzas un negocio

Cómo proteger tus finanzas personales cuando lanzas un negocio. Cuando se trata de sus finanzas personales, los riesgos de iniciar un negocio pueden incluir perder algunos —si no todos— ahorros, tus ingresos y posiblemente tus activos, si no tienes cuidado. También existe el costo de oportunidad.

Millones de estadounidenses dejaron o perdieron sus empleos durante la pandemia y muchos han decidido que no quieren volver a trabajar… al menos no para alguien más.

Hubo casi 5,4 millones de nuevas postulaciones comerciales en Estados Unidos el año pasado, según un análisis de los datos del censo realizado por Economic Innovation Group, el mayor número registrado de nuevas empresas lanzadas en un solo año. Y eso se suma a un año récord en 2020.

Pero no todas las startups son la próxima Apple o Netflix. Si bien está el potencial de grandes beneficios a largo plazo para el espíritu emprendedor, también hay muchos obstáculos financieros a superar en el camino. Para empezar, casi un tercio de las pequeñas empresas fracasan en los primeros dos años, según la Administración de Pequeñas Empresas.

«En el mundo del emprendimiento, muchos buscan y pocos son los elegidos», dijo Clark Kendall, presidente y director ejecutivo de la firma de gestión patrimonial Kendall Capital en Baltimore, Maryland. «Hay que entrar con los ojos bien abiertos a los riesgos».

Cuando se trata de sus finanzas personales, los riesgos de iniciar un negocio pueden incluir perder algunos —si no todos— ahorros, tus ingresos y posiblemente tus activos, si no tienes cuidado. También existe el costo de oportunidad.

1. Prepárate para un sacrificio financiero… al principio

La mayoría de las empresas no ganan dinero durante los primeros meses (o más). Si este es tu enfoque de tiempo completo, significa que probablemente no ganarás dinero por un tiempo. Si es posible, comienza a aumentar tus ahorros personales antes de lanzar el negocio, de modo que tengas recursos para cubrir tus facturas y gastos de manutención durante ese período.

Una vez que el negocio comience a generar ingresos, también querrás comenzar a acumular reservas de efectivo (hasta un año de gastos comerciales) para que puedas separar tus propias responsabilidades financieras de las del negocio.

«Muchos empresarios cometen el error de tratar su negocio como una cuenta bancaria y simplemente sacan dinero cuando lo necesitan», dijo Robert Gilliland, director gerente y asesor principal de patrimonio de Concenture Wealth Management.

2. Ponte en nómina

Apenas comiences a recibir un cheque de pago del negocio, también querrás comenzar a poner dinero en una cuenta de jubilación. Incluso si no puedes contribuir mucho, cuanto antes adquieras el hábito de ahorrar para la jubilación, mejor.

«Somos criaturas de hábitos, por lo que debes acostumbrarte a pagarte a tí mismo con un cheque de pago», dijo Marcus Blanchard, planificador financiero certificado y fundador de Focal Point Financial Planning. «Hay muchas opciones de ahorro para el retiro para los empresarios».

3. Recuerda que tu negocio no es tu fondo de reserva

Hay una tendencia entre muchos empresarios a pensar en su negocio como su principal activo de jubilación. A menudo planean vender el negocio cuando se jubilen o convertirlo en una fuente de ingresos que les permita vivir cómodamente mientras alguien más lo dirige. Si bien cualquiera de los escenarios podría ocurrir, los planificadores financieros aconsejan a los empresarios que se aseguren de tomar otras medidas para reservar efectivo para la jubilación.

«Nunca se sabe lo que podría pasarle a tu negocio», dijo Parks. «Podría haber una guerra, podría haber una pandemia global. Por eso es necesario diversificarse».

Coméntame, con cual te identificas tú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook5k
Twitter2k
YouTube450
YouTube
LinkedIn2k
LinkedIn
Share
Instagram7k